domingo, 2 de febrero de 2020

Presentación de mi novela


 María Cerezo. La esposa sevillana de Américo Vespucio.

Os presento mi novela histórica. Normalmente la vendo yo pero también se puede comprar por Internet, os dejo el enlace por si la queréis ver o comprar ya que hay una versión para e-book.
Hay mucha gente que le gusta leer los libros electrónicos. Se vende en la papelería San Sebastián. En la Calle San Sebastián más conocida como la calle "Pachico". Tambien en la página de A Publicar.es que es mi nueva editorial.
 




Si te quieres poner en contacto conmigo este es mi correo electrónico: lolypilongo@gmail.com

Hace mucho tiempo que no actualizo mi blog, creo que ya es hora que os cuente todo lo que he hecho en este tiempo.
Comenzaré por contaros que presenté mi novela "María Cerezo. La esposa sevillana de Américo Vespucio" fue en el Centro Cultural de La Almona. La presentación la hizo Paqui Díaz Barbero. Conté con la intervención de Rosa Mª Muñoz Gómez que como Historiadora nos trasladó a la época de la Sevilla del siglo XV y XVI. También intervino como Profesora de Literatura Conso Suarez Muñoz que nos habló de la novela histórica y su composición.



Rosa Mª Muñoz

Conso Suarez

La presentación, creo, que gustó mucho, por eso les doy las gracias al público que asistió a ella y a todas las personas que colaboraron conmigo.






También quiero agradecer a todos los medios de comunicación de Dos Hermanas por ayudarme a difundir mi novela. Gracias a todos/as y espero que os guste.


sábado, 11 de noviembre de 2017

Presentación de mi novela en Alcalá de Guadaira.

Ya os he contado que tengo una nueva editorial se llama APublicar. Así que mi agente literario es Dª Asunción Sánchez Monclova. Es una persona super activa y con una vitalidad poco usual.
Una vez que hemos tenido recogido la novela de la imprenta, Asun me comunicó que teníamos una presentación para el día 8 de Noviembre a las 6 de la tarde en el Museo de Alcalá de Guadaira, así que allí nos dirigimos acompañadas por otra escritora local Aurora Carrión, que pronto vereis publicado su libro de relatos cortos.
Nos recibieron un grupo de personas interesadas en la historia ya que realiznan cursos que se imparten en la Casa de Cultura sobre Creación Literaria y de varios temas. 
Os voy a poner algunas fotos de esa agradable tarde.
Gracias a Asun por tan bonita presentación que hizo y a las personas que asistieron.



 Si a alguien le interesa comprar mi novela lo podeis hacer en la página A Publicar.es.
Os gustará, es una historia novelada sobre la vida de Américo Vespucio en Sevilla. Ya que él se casó, vivió en Sevilla y aquí murió. Descubrireis muchos secretos de su vida y el porqué America lleva su nombre.

miércoles, 31 de mayo de 2017

El Economato de la fábrica de Yute

El Economato. Una historia personal.
Mis padres eran comerciantes, tenían un puesto en la plaza de abastos, como antes comenté. A principios de los años 1960 llamaron a mi padre a la fábrica de Textiles del Sur. Tenían un Economato y le propusieron que se hiciera cargo de él. Mi padre aceptó encantado. No tenía que pagar alquiler ni luz, así que la condición era que los productos tenían que costar más baratos que en los comercios de Dos Hermanas. Allí sólo comprarían las personas que trabajaban en la fábrica. Se abría a las 6,30 de la mañana ya que había tres turnos de 7 a 3, de 3 a 22, y de 22 a 7 de la mañana. También había un turno fijo de 8 a 17 de la tarde. Así que él cerraría cuando saliera el último turno que era a las 11 de la noche.
Dentro de la fábrica vivían los porteros José y Rafaela. Con ellos vivía su hija Paqui y su hijo Pepe. Paquita era viuda.
 En las huertas vivían José Muñoz y María de la Haza Moreno, con sus hijos. Dolores, Pepe, Juan, Mari, Antonio, Enrique y Paqui Muñoz de la Haza. José era el maestro del taller mecánico.
En otra casa vivía la familia de José Mª  Massón Casullera, era el Maestro de los telares. Tenía un hijo que se llamaba José Mª. Eran catalanes.
Al lado de la fábrica había 2 casa en una vivía el director D. Antonio  Fernández Carvajal que tenía 2 hijos varones. Eran de Madrid.
 Al lado vivía D. Juan Agut Freisa con su esposa y su hijo Juan Agut Traver que también trabajaba en la fábrica, era otro de los directivos y eran catalanes.
Durante un tiempo estaba situado en el interior de la fábrica, pero cuando se produjo el incendio en 1962 lo pusieron en una sala que había pegada al Palacio de Alpériz y con una puerta que daba a la carretera. Ya aquí sí podían comprar todas las personas que quisieran. Yo me iba con mi padre para ayudarle y luego antes de las 10 me iba al colegio de la Almona (José Antonio Primo de Rivera). Por el verano me iba todo el día y me lo pasaba fenomenal. Teníamos una ventana que daba al recreo del Palacio de Alpériz. En aquella época había niñas y niños internos cuyos padres estaban ingresados en el Tomillar o bien eran huérfanos. Me pedían caramelos, chocolate, galletas y charlábamos de muchas cosas que le habían pasado. Algunas siempre estaban tristes porque no recibían visitas y no tenían noticias de sus padres. Yo ponía la radio y bailábamos. Las monjas le encargaba a mi padre los chicaros, las lentejas, etc y yo se las llevaba, luego me quedaba en el recreo a jugar con las niñas y los niños.
Mi padre se rompió un brazo y como no quería que yo cortara la chacina con el cuchillo por miedo a que me cortara, yo tenía unos 11 años, compró una máquina para cortarlas y por las mañanas a las 6,30 ya estaba yo cortando chorizo, salchichón y mortadela, para preparar los bocadillos de la gente que entraban a trabajar en la fábrica de Yute y de las personas que trabajaban en los Lobillos, León y Cos y algunos almacenes más. Comprábamos el pan en la panadería del primito, esquina con la calle Real Utrera. Muchas veces nos encontrábamos cerrado el paso a nivel porque era un tren de mercancías y estaban cargando o descargando por eso tardaban mucho en abrir la barrera. Más de una vez nos dejaba cruzar la vía al final del tren otras veces mi padre le dejaba la moto y el guarda nos abría la puerta de uno de los vagones y los cruzábamos ya que era muchas las personas que tenían que ir a trabajar. A media mañana mi padre iba por la moto a la casilla del guardabarrera.  Cuando llegábamos al economato cortábamos las chacinas y poníamos 3 montones con los bocadillos liados. Y 3 filas con aguardiente; seco, dulce y coñac. Yo me sentaba en un banco alto cerca de donde estaban los botes de caramelos y allí tenía preparada una lista, a veces en vez de nombres ponía los apodos e iba apuntando el bocadillo y la copa de anís o de coñac que se tomaban. Las mujeres me encargaban “los mandaos” productos que querían que le preparáramos para la hora de salir a almorzar o al terminar su turno de trabajo.
 Apuntaba en el libro de las cuentas el importe y nos pagaban por semana. Las trabajadoras de los almacenes nos solían pagar por las tardes que es cuando cobraban.
            Yo me iba al colegio y por la tarde cuando salía me marchaba al economato, allí hacía los deberes. Durante las vacaciones estaba todo el día en la tienda.
A medio día poníamos 3 filas de vinos; blanco, vino tinto y vino dulce. La gente entraban, se lo bebían y me decían "Pilonguita apúntamelo."
Por las tardes de verano cogía un cubo y lo llenaba de cervezas y refrescos bien fresquitos y los llevaba por las naves ya que algunos nos pedían un refresco o una cerveza para la merienda. Muchas veces cuando me los encuentro se asombran de que recuerde sus nombres y apellidos, y es que durante muchos años yo era la encargada de apuntarles “los mandaos”.

            ¿Habéis visto que delante del peso hay un mantel con unas cartas? pues mi padre también tenía un dominó. Por las tardes cuando terminaba los deberes, si hacía buen tiempo nos sentábamos en la puerta del economato, mi padre sacaba una mesa camilla, y si hacía mal tiempo nos sentábamos dentro, mi padre encendía la copa, y me ponía a jugar con mi padre y con algunos que se venían a esperar a su mujer, su novia o a su hija. ¡Cuántas veces le oí hablar de la mili, y de sus travesuras cuando era niño! No nos íbamos hasta que no salía el turno de las once de la noche. Muchas veces me quedaba dormida y cuando llegaba la gente a recoger los encargos me despertaba.

            Me llamaba mucho la atención el bidón del aceite de oliva. Por las mañanas de invierno teníamos que encender una copa de “cisco” para que se descongelara. El aparato de cortar el bacalao me llamaba mucho la atención y siempre me decía mi padre que no la tocara que era muy peligrosa. Mi padre una vez por semana iba con la moto a Sevilla a “emplear” o sea a comprar productos para las tiendas y más tarde el corsario se las traía.   
           A veces por las tardes me iba a jugar con los niños que vivían en la Huerta de la fábrica. Paqui y Enrique. También los hijos del director jugaban con nosotros. Corríamos a nuestras anchas por el interior de la huerta llenas de naranjas mandarinas y nos enseñamos a montar en bicicleta. La casa de los porteros José y Rafaela estaba construida apoyada en uno de los laterales del “pararrayos”. Con ellos vivía su hija Francisca que estaba viuda y su hijo Pepito. Cuando llovía nos íbamos a su casa, nos sentábamos en el salón y oíamos cómo silbaban los rayos cuando caían dentro de esa gran torre. José nos contaba muchas historias. Tengo buenos recuerdos de esos años que pasé en la fábrica, aunque es verdad que trabajé mucho.
A mi padre le gustaban mucho las motos, al principio tenía una guzzi y más tarde se compró una Ducati, a veces con los jóvenes de la fábrica que tenían moto se echaban una carrerita hasta Alcalá de Guadaira. El último pagaba la convida. Cuando llegábamos al bar yo me sentaba en una silla y me quedaba dormida, me despertaba el ruido de las motos que se iban y me dejaban allí. Mi padre más de una vez llegó a mi casa y entonces se daba cuenta de que yo no iba con él en la moto. Se esperaba antes de abrir la puerta de mi casa porque sabía que seguro algunos de los compañeros de carrera que iban con él me traían, y mi madre y yo nos enfadábamos mucho con él.
En el economato mi padre tenía mucho tiempo libre y los jóvenes querían que los enseñara a montar en moto. Así que ponía los conos en un llano dentro de la fábrica, allí practicaban y cuando estaban preparados los llevaba a examinarse con su moto al campo del Betis. El examen teórico no era difícil sólo tenían que memorizar las señales de tráfico, y saber firmar. A muchas personas yo les enseñé a firmar para poder sacarse el ansiado carnet de conducir. Más tarde se compró un coche y comenzó a enseñarles a conducir el coche y así poco a poco se fue metiendo en el mundo de la autoescuela y en el año 1966 le propusieron poner la autoescuela, la idea le gustó así que se asoció con Vicente Morales Castilla y como mi padre era conocido por su apodo decidió añadirle al apellido de su socio su apodo y por eso se llamaba Autoescuela Morales-Pilongo. Estaba situada en la calle Santa María Magdalena, justo al lado de la casa de socorro, fue la primera autoescuela que se situó en la calle Santa María Magdalena, luego más tarde pusieron otra autoescuela frente a la nuestra y mi padre y su socio decidieron  comprar un local en  la Bda. Del Rocío. Llegamos a tener cinco autoescuelas, entre Dos Hermanas, Sevilla y Bellavista. Hoy en día seguimos teniendo la Autoescuela Pilongo en la Calle Cristo de la Vera Cruz Nº 43.
Los dueños de la Alquería del Pilar tenían una puerta que daba justo enfrente del Economato y le dieron una llave a mi padre para que le abriera a los albañiles porque iban a hacer una reforma en la casa. Luego le pidieron que le buscara un jardinero, así que mi padre se lo dijo a mi abuelo Cristóbal y él fue durante muchos años el jardinero de la Alquería del Pilar. Durante el verano a eso de las doce de la mañana mi abuelo venía al Economato a tomarse un vino y mis hermanas y yo nos íbamos con él a jugar dentro de la Alquería, a veces venían mis primos. Mi abuelo llenaba “la ría” así llamaba a la zona donde hoy están los patos y allí nos enseñamos a nadar. Luego cuando supimos nadar bien pasamos a bañarnos a la alberca. La alquería me encantaba. Jugábamos al esconder por el laberinto que estaba situado frente a la casa de Antonia Díaz o sea “el castillito”, nos escondíamos tras las columnas donde había figuras de las personas que habían participado en el descubrimiento de América, como Cristóbal Colón, Américo Vespucio, Juan Díaz de Solís, Alonso de Ojeda, Juan de la Cosa y Hernán Cortés. Allí pasábamos parte de la mañana o parte de la tarde.
Hay algunas historias que son terroríficas y que han ocurrido en nuestra ciudad e incluso han salido en los periódicos.
  Os tengo que decir que esta historia que os voy a contar le ha sucedido a muchas de las alumnas de la Casa de La Cultura. Yo tuve noticia de este hecho por Chari una de las alumnas y me puse en contacto con alguien que le gustaba mucho este tema de los fantasmas era Julio Marvizón. Sí, aquél señor que nos daba las noticias del tiempo en el Canal Sur. Yo lo conocía desde hacía tiempo incluso una vez vino a radio realidad y lo entrevistaron aquí sobre los temas paranormales. Pues cuando se lo conté vino con un amigo y traían un aparato para hacer escuchas y grabaron voces de niños cantando y la voz de un hombre muy autoritaria que les regañaba. Recuerdo que los hacía repetir las tablas de multiplicar y ellos las decían cantando. No quisimos que esto se supiera para que las personas que iban a la casa de la Cultura no tuvieran miedo, pero es verdad que muchas noches las luces se encienden solas. Yo he estado en el curso de pintura al óleo y de vez en cuando sientes frío, sobre todo en la zona donde antiguamente estaba la iglesia del Palacio de San Luis.
  

Loly López Guerrero.